UNA EXCURSION POR LA FERIA INTERNACIONAL DEL LIBRO EN LIMA

Equipo Editorial

Asistir a una feria siempre es interesante; primero, libros –muchos libros– de todo tipo, desde comics, de cocina, deportes, cuentos, novelas; de ciencia, historia, y sobre las costumbres de cada país invitado; y por supuesto del nuestro, el Perú.

Una Excursión por la FIL LIMA 2017
El equipo de voluntarios en FIL Lima -2017

Este año 2017 la Feria Internacional del Libro (FIL) superó la asistencia en un 23%  a la del año pasado y, si bien anteriormente iban más jóvenes y adultos, este año llegaron muchos niños y adolescentes acompañados por sus padres; eso no quiere decir que haya aumentado la lectura, lo interesante es que caminaban familias “juntos” por cada stand que estaba lleno de libros representativos a las empresas, editoriales y países.

Un nuevo lector y contento con su LU

Debo precisar que esta experiencia de participar en este tipo de feria ha sido extraordinaria, no solo por la compañía que compartimos sino por los hechos que me sucedieron. Hay uno en particular que no puedo dejar de participárselos, y que justifica haber estado al lado con los amigos de Urantia Bogotá durante varios días; si bien el objetivo no fue vender libros –aunque se vendió hasta el último de ellos– sino difundir las enseñanzas del Libro de Urantia, es en la praxis donde comprendemos que en cada lugar hay un ser en busca de respuesta, buscadores de la verdad y quién mejor que los niños y los jóvenes, al estar sedientos de saber observándolo todo, para generar interrogantes

El Mapa de los Súper Universos , sin duda lo que mas atrajo la atención de los visitantes

Una mañana esperando que la afluencia de personas ingresara por los pasillos de la feria, se acercó al stand un niño de 7 años llamado Manuel y quien venía agarrando de la mano a su hermanita de 5 años; se me acercaron y me hizo la siguiente pregunta: ¿me puede decir donde está Dios?

Todo voluntario es bienvenido, sin discriminación alguna

Mi primera reacción fue de sorpresa, pues normalmente las personas empiezan preguntando que es el Libro de Urantia, ó que es Urantia… este hermoso ser de solo 7 años no iba con rodeos…donde está Dios. Solo atiné a poner mi mano en su corazón y le dije: Aquí. ¡No hubo sorpresa en su mirada, ni duda!, entendió claramente y prosiguió con las preguntas ¿Cómo hago para hablar con Él?, ¿me escucha?, ¿Dónde vive? Y rápidamente la hermanita al lado suyo miró hacia la lámina del universo y señaló con su dedito apuntando hacia Havona diciendo: ¿ahí verdad?…Yo simplemente estaba maravillada por la simpleza de las interrogantes y la rapidez de la comprensión; conversamos luego sobre lo que significaba quererse como hermanos, porque esto es lo que se nos enseña al leer el Libro de Urantia.

¡Misión cumplida!

En suma, considero que mi experiencia en la FIL, atendiendo en el stand de Urantia, fue más que una simple excursión; fue un viaje de aventuras que me ayudaron a comprender que no hay barreras y que todo se mueve para entender cada vez más dónde estamos y que solo importa el hoy para poder disfrutarlo y valorarlo.  Mi agradecimiento a todos los que compartimos estos días y gracias al Padre por permitirnos vivir esta experiencia inolvidable.