TESTIMONIOS

UN ENCUENTRO EN EL CUSCO

por Fernando Chapi

Mi nombre es Fernando Chapi Martinez, tengo 34 años de edad, y desde hace aproximadamente tres años soy un lector constante y convencido de la Quinta Revelación, el Libro de Urantia. Sin embargo, mi búsqueda espiritual empezó mucho antes, al inicio de mi adolescencia. Provengo de una familia donde convergen distintas formas de ver el mundo, y gran variedad de creencias religiosas, lo que con el tiempo desarrolló en mí la tolerancia hacia otros puntos de vista, así como la curiosidad por intentar encontrar el sentido de la vida desde una comprensión que tome lo espiritual como principal punto de partida. Fueron varias las corrientes espirituales y los libros que marcaron mi camino de búsqueda, pero siempre sentía que algo estaba incompleto en aquellas sendas, a la par que me fascinaba la figura de Jesús de Nazaret e intuía que las explicaciones clásicas sobre su encarnación y vida en nuestro mundo mostraban ciertos puntos que invitaban a continuar la búsqueda, y no a detenerse creyendo haber encontrado una certeza. Por intermedio de una tía que ya no está entre nosotros, pero que era una gran buscadora de la Verdad, conocí el Libro de Urantia por primera vez a los 17 años de edad, si bien en aquellas lejanas ocasiones no leí más que algunos párrafos relacionados a la vida de Jesús en nuestro mundo. Pasó más de una década para que, tras una serie de encuentros y desencuentros espirituales (por así llamarlos) me decidí a leer a conciencia el Libro de Urantia, y fue el gran pilar que fortaleció mi fe en el Padre Universal y en Micael de Nebadón, especialmente en un año en el que tuve que vivir alejado de mi familia y amigos, en una ciudad nueva, por motivos laborales. A pesar de la soledad aparente, en aquella ocasión, gracias al estudio de la Revelación, me sentí en la mejor de las compañías.

Sin embargo, siempre es agradable (y también necesario) el conocer y compartir con otros hermanos en la fe, y eso es algo que echaba en falta. La conferencia internacional que en breves días dará inició es una oportunidad para conocernos y estrechar lazos, así como para confortarnos y aprender mutuamente sobre este auténtico tesoro Epocal. Asimismo, será la primera ocasión para muchas personas, de conocer el mensaje que la Revelación de Urantia tiene para ofrecerle a la Humanidad y a cada uno de nosotros particularmente.

Quedan cordialmente invitados. Nos vemos en las conferencias.

Vuestro amigo, Fernando.

PARTICIPACION EN EL X CONGRESO INTERNACIONAL EN AMSTERDAM (Los Países Bajos)

por Mairam Durand

Esta Conferencia Internacional en Ámsterdam 2018, congregó a 23 países del planeta y permitió observar de cerca esos valores que tenemos que seguir cultivando amistad, hermandad y mucha amabilidad. Contar con 23 países es sin duda una conferencia multicultural donde a pesar de las diferencias existe hermandad…a pesar de las limitaciones del lenguaje de cada participante para comunicarse prima la tolerancia y la armonía para entendernos entre cada uno de los asistentes, sin discriminación, sin prejuicios, sin diferencias.

Viajar es una de las actividades que permite a cada ser humano contrastar su realidad con aquella nueva que conoce, que desde ya es una aventura…pero conocer a tantas personas (+ de 200) que siguen al Libro de Urantia como parte de su vida, sin duda es un privilegio.

Pasé muchos momentos conversando con urantianos de muchísimos años de lectores y compartimos anécdotas que nos habían pasado durante nuestra experiencia de conocer el LU, y comprobábamos como nos cambió la vida y todos teníamos el mismo objetivo; difundir más y más la Quinta Revelación.

Otra aventura fue viajar a la Post Conferencia en la Isla Texcel, organizada para darle cabida a la manifestación de los jóvenes urantianos en talleres y charlas, y ser expositora para un público de jóvenes fue todo un reto, sobre todo por encontrarse con experiencias de jóvenes frescos y sin prejuicios sobre cómo vivir y formar una familia bajo la protección de las enseñanzas del Libro de Urantia, un libro guía en sus vidas, construyendo un futuro cimentado en la Quinta Revelación.

Tuve la extraordinaria experiencia de llegar a Ámsterdam y en 4 días obtuve más de 200 herman@s, un milagro, teniendo en cuenta que mi padre y mi madre se demoraron 9 meses para traerme al mundo…y en esta conferencia retorné al Perú con tantos hermanos…hermanos de verdad.

Debo concluir esta pequeña nota con el agradecimiento a todos y cada uno de los organizadores (no voy a mencionar nombres) porque en todo momento cada uno desde su lugar de apoyo, hicieron que nos sintiéramos cómodos como en casa, como en familia…la gran familia que Urantia nos ofrece.